Normalicemos dejar de opinar del cuerpo de otrxs. ¿Qué es el body shaming?

Quizás al leer el titular no sepas muy bien qué significa esto del ‘body shaming’. Pero seguro que, por desgracia, alguien se ha dirigido a ti (sin pedirle su opinión) con comentarios aparentemente “inocentes” que te sugieren hacer algún cambio en tu cuerpo o que te hacen notar que hay un cambio físico en tí (algo ilógico por cierto, considerando que todxs tenemos forma de vernos en el espejo).

Este término anglófono significa: avergonzar o burlarse de alguien por la apariencia de su cuerpo. Una práctica que podemos sufrir en nuestra vida cotidiana, pero que está mucho más extendida en las redes sociales, en la que constantemente se señalan las ‘imperfecciones’ corporales, sobre todo de las mujeres. En nuestro día a día nos dicen o recibimos mensajes a través de muchos canales sobre cosas que ‘no están bien’ de nuestro cuerpo y que ‘deberíamos’ cambiar.

¿Qué comentarios son body shaming?

“¡Wow, amigx! Te ves mucho mejor delgadx”
“Igual y con una nariz más finita te verías mejor”
“Ya quisiera yo tener tu autoestima para usar esa ropa”
“¿No crees que deberías adelgazar un poco?¡Es por tu salud!”
“Estás muy delgadx, deberías comer más, te vas a enfermar”
“¿Por qué no te pones tacones? Ya no te verías tan bajita”

¿Qué consecuencias tiene el body shaming en quien lo sufre?

Es importante que nos concienciemos y evitemos hacer este tipo de comentarios ya que, aunque se hagan con la mejor intención posible, podemos hacer mucho daño.

  • Hay personas que no tienen una autoestima estable, o que muestran una visión distorsionada de su imagen corporal. Cualquier comentario errado puede fortalecer esta percepción distorsionada. Asimismo, se puede favorecer que empeore la relación con su autoimagen, su autoestima y su amor propio. 
  • Se ha comprobado que los comentarios frecuentes en torno al peso podrían ser un factor favorecedor para desarrollar una autoestima muy desnivelada, lo que puede llegar a desencadenar importantes problemas psicológicos y emocionales, como por ejemplo: inseguridades, ansiedad, depresión, problemas de alimentación, alcoholismo, obsesiones, etc.
  • Hemos normalizado cuál es el ideal del cuerpo perfecto, por eso muchas veces cuando vemos a alguien que ha perdido un poco de peso o que está haciendo esfuerzos por mostrar una imagen más aceptada socialmente, le tendemos a felicitar. Dentro de la sociedad es algo normal, no nos cuestionamos si lo que hacemos está bien o está mal, pero el problema está en que estos mensajes llegan a un público cada vez más joven, creándose modelos de belleza erróneos que se anhelan conseguir a través de dietas imposibles, del uso de productos “milagro”, de retoques estéticos o de cirugía. 
  • Nos enseñan que no todos los cuerpos son iguales, pero que hay cuerpos y caras más bonitos que otros y que, en función de cómo te ubiques en esta escala, adquirirás diferente valor. Obviamente esto no es así; lo único que nos aporta pensar de este modo es un empobrecimiento de nuestro amor propio y la disminución de nuestra autoestima, partiendo de una creencia errónea que entorpece la aceptación y validación de uno mismo, pues toda persona es válida independientemente de esa belleza canónica que en muchas ocasiones no existe (vease la utilización de filtros y photoshop que muestran caras y cuerpos imposibles e inexistentes).

¿Cómo dejar de practicar el body shaming?

Combatir el body shaming es complejo, porque debemos hacer instrospección en nosotrxs, cuestionarnos cosas que teníamos muy arraigadas y mucho más, pero por supuesto, ¡NO ES IMPOSIBLE! Probablemente, estos consejos puedan servirte de algo:

  1. Tu cuerpo es tu templo. Quiérelo, cuídalo y valóralo. Tu cuerpo es perfecto tal y cómo es. No por no entrar dentro de lo que se considera ‘normativo’ es menos bello. Trabaja tu autoestima, quiérete y protégete de opiniones externas sobre tu aspecto físico.
  2. Tanto en redes sociales como en la vida diaria, pensemos antes de opinar sobre el cuerpo de alguien. Te proponemos que apliques una regla fácil:

    ¿La persona va a poder cambiar lo que le vas a decir en menos de 5 segundos? ¿Tiene una mancha de chocolate en la cara o se le ha quedado un trozo de espinaca en el diente? Entonces díselo, la persona podrá solucionarlo al instante.

    ¿Lo que le ibas a decir sobre su cuerpo no va a poder cambiarlo en 5 segundos: complexión, estatura, peso, acné? Quizás entonces mejor podemos ahorrarnos comentarios u opiniones que no nos han pedido.
  3. Identifica estos comentarios e intenta que las personas que te hieren comprendan que no has pedido ese tipo de opiniones y que deberían ahorrárselo. Construye tu círculo de personas que te sumen, te valoren por cómo eres y no por nada que tenga que ver con tu apariencia física.
  4. Ten presente que lograr un ‘cuerpo perfecto’ es algo irreal. No busques conseguirlo porque ya lo tienes, tu cuerpo es perfecto tal y como es. No te frustres e intenta sentirte bien con tu cuerpo tal y como es. El siguiente episodio de podcast puede ayudarte a lograrlo 👇🏻

En conclusión…

  • Tenemos que entender que el estándar de belleza actual es exigente y nos mantiene atrapadas en conductas que no son sanas para nuestra salud ni nuestra autoestima. Pero nosotras tenemos que salir de ahí si o sí.
  • Tenemos que dejar de criticar el cuerpo del otro: cada cual sabe cómo es su cuerpo, qué características tiene y si lo acepta o no. Los comentarios no traerán nada bueno, muy por contrario, pueden desencadenar problemas de salud y trastornos mentales muy graves.
  • Hay que comenzar urgentemente a normalizar que hablar de los cuerpos de lxs demás, ¡ESTÁ MAL!