Cómo se ve el TDAH y ejemplos de síntomas del TDAH en adultos

Los adultos también tienen TDAH. Conoce cómo puedes identificarlo

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH es una condición común que afecta la capacidad de enfocarse, dificulta poder quedarse quieto y pensar antes de actuar. La principal dificultad de algunas personas con TDAH es la concentración, pero puede afectar otras habilidades como el control de las emociones. Algunas personas con TDAH también son hiperactivas e impulsivas.

Se ha pensado que las niñas y los niños superaban el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad al llegar a la adolescencia. Sin embargo, las investigaciones actuales demuestran que hasta un 70% de las niñas y los niños que presentaban TDAH en la infancia continúan teniendo dificultades en la vida adulta.

El TDAH no desaparece a medida que las personas crecen. La hiperactividad y la impulsividad suelen disminuir o desaparecer en la adolescencia o un poco más adelante, pero la dificultad para concentrarse suele continuar.

¿Cuáles son los síntomas del TDAH en adultos?

  • Tienen problemas para organizarse. Una de las características de este trastorno es la incapacidad permanente de organizarse у hacer planes autoinstruccionales. Olvidan cifras, procrastinan, pierden tiempo en actividades y de hacer otras.
  • No manejan adecuadamente el dinero. Tienen una alta tendencia a las compras compulsivas de artículos innecesarios. Pierden dinero en apuestas, cupones o algún tipo de juego. También hay una alta incapacidad de ahorrar y planear su futuro económico.
  • Tienen problemas académicos. Su rendimiento académico también se ve afectado. Tienden a lograr una formación académica menor y presentan problemas de adaptación y disciplina.
  • Tienen dificultades laborales. Las dificultades laborales tienen que ver con su baja capacidad ante el control de impulsos y su inatención. Suelen cambiar más veces de empleo y cometen descuidos y errores en su trabajo.
  • Tienen comportamientos autodestructivos. Por ejemplo: sexo compulsivo, consumo excesivo de alcohol o de dr0g4s, o poca tolerancia a la frustración.
  • Autoimagen negativa. Los adultos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad con frecuencia son súper críticos de sí mismos, lo que puede causar una autoimagen negativa. Son duros en la escuela, el trabajo, relaciones y básicamente cualquier otro ámbito.
  • Problemas de salud física. Suelen tener actitudes negativas como: comer compulsivamente, no hacer ejercicio, dejar de tomar medicamentos importantes, falta de motivación, etc.
  • Se aburren con facilidad en cualquier cosa que estén haciendo.

Existen opciones de tratamiento disponibles para ayudar a los adultos con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad a encontrar el apoyo necesario para superar las dificultades de su afección. La terapia cognitivo conductual podría ayudar enormemente a los adultos con TDAH. ¡No te descuides! Toma acción rápida sobre ti y evita que te traiga más problemas.